• Clamorosa victoria de las damas de Huehuetoca con 321.33 unidades
  • Los nayaritas levantaron el título de la categoría “AAA” al son de 356 puntos
  • Cerrojazo por todo lo alto del LXXV Congreso y Campeonato Nacional Charro

En espectaculares finales, el equipo Rancho Las Cuatas de Nayarit y la escaramuza Mexiquense lograron coronarse campeones de sus respectivas especialidades, dando una clamorosa conclusión al LXXV Congreso y Campeonato Nacional Charro Michoacán 2019, que en homenaje al ilustre insurgente, el Generalísimo José María Morelos y Pavón, se celebró desde el pasado 8 de noviembre en el Pabellón Don Vasco de Morelia.

Primeramente se celebró la gran final de la rama femenil, en la cual la escaramuza Mexiquense, proveniente del municipio de Huehuetoca, refrendó el liderato de la ronda de semifinales al coronarse campeona nacional con 321.33 puntos, dándole al Estado de México su segundo título absoluto femenil tras la victoria, en Puebla 2011, de Rancho Nuevo de Polotitlán con 363.00 unidades en aquella ocasión.

En la segunda posición de la rama femenil concluyeron las Alteñitas de Guadalajara “A” de Jalisco, quienes obtuvieron un promedio de 317.66 buenos, dejando el tercer sitio para Hacienda de Guadalupe de Nuevo León, quien logró 307.66 puntos.

 

La escaramuza Charra del Pedregal de la Ciudad de México tuvo 298.66 puntos, que le valieron el cuarto sitio de la final, siendo que la quinta posición fue para la, hasta entonces, monarca defensora, Villa Oro de Querétaro, que cerró con 295.33 unidades.

Tras esta magnífica feria de escaramuzas se celebró la gran final de equipos “AAA”, que resultó un duelazo de pronóstico reservado para todos los asistentes, que literalmente abarrotaron el Pabellón Don Vasco de Morelia.

Hacienda de Guadalupe “A” tomó la delantera temprano en el compromiso con los tres piales en el lienzo de Juan Soltero, pero ciertos despistes en la terna permitieron que Tres Potrillos y Rancho Las Cuatas acortaran distancias, poniendo la situación al rojo vivo al llegar a los jineteos de yegua.

Como es una ley en este deporte, las manganas proclamaron al nuevo monarca de la máxima categoría: Las Cuatas tuvieron cuatro aciertos, dos a pie y otras tantas a caballo, y le dieron la vuelta al asunto para proclamarse campeones nacionales con 356 puntos finales.

Hacienda de Guadalupe “A” se lanzó en pos de la victoria, pero solamente tuvo dos manganas de cuenta, una de cada modalidad, concluyendo su participación en Michoacán 2019 como subcampeones nacionales con marca de 283 unidades, al no poder completar el paso de la muerte.

Uno de los equipos consentidos de la afición, Tres Potrillos de Jalisco, que a trancas y barrancas había logrado clasificar hasta su tercera final nacional consecutiva, se vio de pronto sin manganas acertadas en sus seis oportunidades, por lo cual cerró en el tercer sitio con 243 buenos.

Tanto ellos como los otros seis escuadrones semifinalistas ya cuentan con un sitio asegurado en el próximo LXXVI Congreso y Campeonato Nacional Charro 2020, primero de la próxima década, que se llevará a cabo en Nayarit.

 

Herradura de Oro al Gobernador de Michoacán

Con una fiesta multicolor llena de tradición y folklore, que sirvió de intermedio entre las finales de la categoría femenil y la varonil, se presentaron bailes típicos de Michoacán, con estampas como las tarascas, la danza de los viejitos y la tradición de los caballos bailadores, con los que el pueblo michoacano agradeció la presencia de la charrería nacional.

La gran final de la categoría “AAA” del LXXV Congreso y Campeonato Nacional Charro Morelia 2019, fue el marco ideal para entregar al Gobernador del Estado, ingeniero Silvano Aureoles Conejo, la presea Herradura de Oro, máxima distinción que entrega la Federación Mexicana de Charrería a las personalidades que impulsan y promueven la charrería.

Esta distinción no fue para menos, pues desde que se anunció que la entidad purépecha sería sede del Congreso y Campeonato Nacional Charro, el gobernador puso todo su empeño y su confianza en que la máxima fiesta del deporte mexicano se celebrara en Michoacán.

El ingeniero Leonardo Dávila Salinas, presidente de la Federación Mexicana de Charrería, fiel a sus ideales, manifestó que la charrería no sabe ser malagradecida y es por ello que se le honró al mandatario con dicha distinción.

En la ceremonia estuvieron presentes la señora Mini Blanco de Dávila, quien preside el Comité de Damas Charras de la Federación; la reina nacional, SGM Maria I; el vicepresidente, licenciado Jorge Rojo García de Alba; el secretario de Tesorería y Finanzas, licenciado Lorenzo Vargas Soltero; el prosecretario general, ingeniero Pablo Cerón Gonzalez, así como el secretario de Relaciones Públicas, licenciado José Leoncio Lugo Guerrero.

También asistieron la embajadora de la Cruz Roja en Michoacán, maestra Edna Díaz Acevedo, e hicieron acto de presencia las hijas del gobernador Silvano Aureoles perfectamente vestidas de charras, Sofía y Elizabeth Aureoles Geymonat.

El gobernador agradeció a los que hicieron posible este gran campeonato; a los miembros de la Federación Mexicana de Charrería, al comité organizador, pero sobre todo a la gran familia charra que hizo grande este evento, y aprovechó el marco para hacer una donación consistente en un vehículo para la delegación de la Benemérita Cruz Roja Mexicana en Michoacán.

 

La Final Femenil

Mexiquense de Huehuetoca se coronó campeona de la rama femenil al promediar 321.33 puntos, iniciando con 22 unidades de las soberbias puntas de Karla y Mabel Ortega Villegas.

Con una buena velocidad, controlando sus caballos, ejecutaron sus 12 ejercicios, que llevaron los nombres de sitios representativos del Estado de México: Zumpango, Aculco, Jilotepec, Polotitlán, Naucalpan, Tepotzotlán, Ortega Villegas, Coyotepec, Atizapán, Chalco, Toluca y Huehuetoca, acompañados con el fondo musical del «Toro».

Esta escaramuza forma parte de la asociación El Centenario de Huehuetoca, y sus ocho integrantes, ahora campeonas nacionales, son Karla Ortega Villegas, Juana Ortega Franco, Ximena Ortega Ortega, María del Carmen Sánchez Sermeño, Paloma Sarahí, Pérez Juárez, Ariadne Sahian Zuñiga Pacheco, Raisa Ximena Sordo Andrade y la capitana, Mabel Ortega Villegas.

Con los 346 buenos del total de la rutina, partiendo de 304 de suma base y 42 adicionales, restaron solo 46.66 infracciones, más 22 de sus puntas, para un total de 321.33 puntos, alcanzando de esta forma el ansiado título nacional de la rama femenil para algarabía de la charrería mexiquense.

La segunda posición fue para las Alteñitas de Guadalajara “A” de Jalisco, quienes presentaron en puntas a Olga María Zermeño de la Torre y Ana Sofía Piña López, cosechando sus primeros 19 buenos.

Completan la alineación sus compañeras Victoria Zermeño Barba, Gabriela Bollaín y Goytia Guzmán, Ana Victoria Zermeño de la Torre, Mariana Moreno Zermeño, María Guadalupe Rosas López y la capitana, Mariana Moreno Zermeño, todas ellas parte de Hacienda Santa Cruz del Valle.

Su presentación fue muy buena ya que a los 346 de su total de rutina, más los 19 de las puntas, sustrajeron 47.33 de penalización, por lo que sus 317.66 puntos fueron suficientes para colocarse en la segunda posición de la gran final femenil.

Hacienda de Guadalupe de Nuevo León, liderada por Norma Elena Treviño Cárdenas, aseguró la tercera posición con 307.66 unidades finales, merced a 17 de las puntas que ejecutaron tanto la propia Norma Treviño como Íngrid Cortés Martínez.

De igual forma presentaron una rutina con valor total de 346 puntos, a los que sumaron 17 de puntas, si bien les infraccionaron las ejecuciones con 55.33 malos, dando forma a su calificación final.

Esta escaramuza está conformada por las amazonas Ana Karen Cárdenas Ávalos, Catalina Quiroga González, Diana Carolina Gamboa Alvarado, las hermanas Ingrid e Ivonne Cortés Martínez, siendo hermanas María Renata y Ximena María Garza Gutiérrez, además de Norma Elena Treviño Cárdenas.

El cuarto lugar fue para la escaramuza Charra del Pedregal de la Ciudad de México, que arrancó con las puntas de Laura del Bosque, otrora reina de la Federación Mexicana de Charrería, y Rebeca Gómez, logrando ocho unidades, más 304 de suma base y 42 adicionales, aunque recibieron 55.33 infracciones, cerrando de esta manera con 298.66 puntos.

Ellas integran la asociación de Charros del Pedregal, siendo su capitana Noemí del Bosque Reyes, y sus compañeras Celina Díaz, Paola García, Yara Martínez, Sandra Ramos y Karina de la Llata, todas las cuales ejecutaron sus ejercicios, que recibieron nombres alusivos a los arreos charros, bajo las notas del «Cascabel».

La escaramuza Villa Oro de Querétaro llegó a esta final como monarca defensora y firmemente decidida a obtener el bicampeonato, pero la suerte le fue adversa en esta instancia definitiva, concluyendo en la quinta posición con 295.33 puntos.

Las encargadas de presentar las puntas fueron Sofía Alejandra Vera Torres y Martha Sofía Aboytes Sánchez, sumando 16 unidades, agregados a los 346 tantos del total de la rutina, con 304 de suma base y 42 adicionales, pero en infracciones totalizaron 66.66, resultando de esta manera su promedio de 295.33 puntos.

Esta escaramuza es parte de la asociación de charros Tres Ases Villa Oro, y a sus ejercicios los nombraron rememorando diversos municipios de la entidad queretana; actuaron con el tema «Pajarillo», su capitana es Jessica Nancy de Loera Rodríguez y sus compañeras Valeria y Ximena Real Rey, Yuliana Macarena Díaz Paz, Patricia Padilla Martínez, además de Carla Patricia González Aguirre.

 

Escaramuza Monumental de Reinas

Como es ya tradicional en la gran final por equipos de la categoría “AAA”, se celebró la participación de exhibición de la Monumental Escaramuza de Reinas, bajo la batuta de la soberana de la Federación Mexicana de Charrería, SGM María I, acompañada por 19 damas charras que ejecutaron una rutina de gran calidad que hizo las delicias de los aficionados en el escenario congresista.

Las integrantes de esta majestuosa escaramuza son Ana María González, reina de la asociación Regionales del Bajío; Alejandra Carlota Hernández, de la Unión de Asociaciones de Charros del Estado de Querétaro; Alexa Violante, soberana de la Asociación Nacional de Charros; Camila García, reina de la asociación Puente Verde; Estefanía Sepúlveda Quintanilla, de los Charros de Cuauhtémoc; Iuzkani de Luna Cárdenas, de la asociación Puente de San Isidro; Lorena García Castañeda; Natalia Bañuelos Casillas, soberana de Tequila Hacienda Vieja; María Victoria Cristo Ramírez, reina de la Unión de Guanajuato; Marijose Pacheco Arenas, reina de la asociación El Dorado; Michelle Pichardo Ibarra, reina de Rancho Santa María; Montserrat González Ortiz, soberana de la Potosina de Charros; Samantha Bañuelos Uribe, reina de Rancho La Providencia; Valentina Mendoza Lugo, reina de la asociación Chacho Lugo; Valentina Alcázar Fernández, de la Unión de Lagos, junto a las amazonas Victoria Castañeda Topete, Angélica Gutiérrez Patrón, Karla Janette Arreola y Guadalupe Vargas.

 

La Gran Final

Rancho Las Cuatas de Nayarit arrancaron con cala de caballo de 25 unidades de Lorenzo Ríos Esquivias, José Andrés Aceves logró dos piales en el lienzo de 20 y 21, coleando a continuación para 81 totales, siendo 34 de Lorenzo Ríos, 27 de Jesús Aceves y 20 de Diego Ibarra.

Muy buena la monta del toro de Lorenzo Ríos, cobrando 19, lazo cabecero de 25 de José Andrés Aceves y permitió que su señor padre, Andrés Eduardo Aceves Hernández, completase la terna en tiempo y forma con su lazo de pial de 27 unidades.

El jineteo de yegua de Gerardo Bonilla fue calificado con 21 unidades, Diego Ibarra abrió el camino al triunfo con dos manganas a pie para 47, otras dos a caballo de José Andrés Aceves para 48 y aseguraron el título, que fue refrendado con los 22 del clamoroso paso de la muerte de Martín García, coronándose con 356 puntos.

Hacienda de Guadalupe “A” de Nuevo León abrió con cala de caballo de David Córdova, acumulando 38 unidades, tres pialazos de Juan Soltero para anotar 57, y 78 en el coleadero, cobrando 31 de Homero Elizondo, 29 de Xavier Leal y 18 de Juan Luis Blanco.

Alberto Fragoso lució 13 de la monta de toro, lazo cabecero de 27 de José Franco y alcanzaron a completar la terna, ya con los siete minutos encima, con el pial del viento de David Córdova de 13 unidades.

No le reparó la yegua a Irineo Reyes y sumó nueve puntos, una mangana a pie de Homero Elizondo de 28, José Franco cuajó otra a caballo de 20, no completaron el paso de la muerte y el subcampeonato fue suyo con 283 unidades.

Los Tres Potrillos de Jalisco iniciaron con muy buena cala de caballo de 40 puntos de Gerardo Fernández Abarca, Enrique Ramírez Pulido cuajó dos piales en el lienzo de 18 y 19 unidades, más 64 en el coleo, siendo 30 de Orlando Antuñano, 25 de Rodolfo Fernández de la Mora y nueve más por conducto de José Ibarra.

Asunción Sainz ganó 19 de su monta de toro, la terna la completaron, con el tiempo encima, Enrique Ramírez Pulido, con lazo cabecero de 25, y pial de 15 de Orlando Antuñano.

Todavía Octavio Gurrola alcanzó a pegar una magnífica jineteada de yegua de 20 tantos, pero no hubo fortuna en las manganas, cerrando con 23 del paso de la muerte de Sainz, terminando con 243 puntos.

 

Premiación final

La cereza del pastel se colocó en el LXXV Congreso y Campeonato Nacional en el Pabellón Don Vasco de la ciudad de Morelia Michoacán con una ceremonia de premiación que se supera edición tras edición de este gran evento, la máxima fiesta del deporte ecuestre.

El ingeniero Leonardo Dávila y el gobernador Silvano Aureoles, acompañados por distinguidos consejeros de la Federación, premiaron a los equipos campeones de las ramas varonil y femenil en una ceremonia que se llenó de emotividad y alegría por parte de los ganadores.

Como ha sido una característica de este Consejo Directivo Nacional de  regresar a la tradición de los soberbios trofeos, los vencedores de las ramas recibieron bonitas esculturas: una efigie de china poblana para las damas y de un charro rayando su cabalgadura para los equipos varoniles, además de artículos de los patrocinadores oficiales y premios en efectivo.

Con esto se cierra un certamen más en la historia de la charrería mexicana, con la promesa de que la edición 2020, cuyo LXXVI Congreso y Campeonato Nacional Charro se verificará el próximo año en la ciudad de Tepic de Nervo, Nayarit, superará el presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *