Viernes, 25 de Septiembre de 2020

18º

Morelia, Mich

«Julín no representaba amenaza letal alguna, su abatimiento fue una mala decisión: Vecinos

«Julín no representaba amenaza letal alguna, su abatimiento fue una mala decisión: Vecinos

Por Fernando Alvarez del Castillo

Morelia, Michoacán a 1° de septiembre 2020 .- El caso Julín ha tomado varias vertientes que mantiene a la sociedad moreliana atenta con toda la información que se genera de este hecho, que desde el pasado 12 de agosto por la noche provocara indignación y una reacción inmediata de familiares y amigos que piden justicia ante lo que consideran un abuso de autoridad, y poco criterio operativo de parte de la autoridad involucrada.

El reporte indicaba que un joven había ingresado a un domicilio, al parecer y en primera instancia se supo que era un malhechor que pretendía robar en una casa-habitación del Fraccionamiento Jardines del Toreo. En la primera información, la vigilancia del asentamiento solicitó el apoyo de la Policía para enfrentar al supuesto maleante, que al momento de los hechos, se confirmó era Julio César Ch. Vecino del lugar y que se encontraba en un estado de perturbación.

Según relatan vecinos, Julín ingresó a dos casas, no se perpetró ningún tipo de asalto o robo, sencillamente se encontraba en un estado psicótico brincando las cercas. Es ahí donde se genera el reporte de una persona ingresando a los domicilios, lo que provocó la movilización de la vigilancia del Fraccionamiento. Ya en el patio de la tercer casa, se tenía conocimiento del allanamiento, de quien se trataba y los guardias privados solicitaron el apoyo de la Policía.

Los testigos refieren que la vigilancia trató de persuadirlo mientras arribaban los elementos policíacos. Se dice que a su llegada, los oficiales intentaron detenerlo y que comenzaron agresiones verbales que pusieron nervioso al joven.

Para ese momento, el padre de Julio Cesar ya estaba presente y solicitó a los encargados del orden no golpearlo ni someterlo, que él se encargaría de controlarlo.

En un primer informe se dijo que Julín traía en sus manos un vidrio con el que quiso agredir a los oficiales, se sabe que lo que llevaba en las manos era un aparato inmovilizador.

Julín salió al escuchar a su padre, quien a su vez trataba de calmarlo. En algún momento la situación se salió de control, cuando oficiales trataron de someterlo a un arresto y forcejeo con uno de ellos, es ahí donde se genera una detonación, que refieren los vecinos y testimonios, fue una maniobra al intentar hacer uso del arma de fuego y con el forcejeo y la falta de pericia, el oficial no pudo controlarla y se disparó.

Hagamos una pausa…

En entrevista con residentes del Fraccionamiento. De los cuales omitiremos sus nombres por razones de seguridad. Compartieron con este medio de comunicación que el joven Julín «Era un chavo tranquilo y que no representaba una amenaza para los habitantes de la privada» Sabían de su estado mental y de salud, pero que no causaba problemas a los vecinos.

Información recibida de varias fuentes presumían de la constante agresión de Julín hacia su familia. Se dijo que golpeaba a su madre, lo que fue desmentido inmediatamente, ya que la mamá y una hermana se encuentran radicadas en la Unión Americana.

Varios vecinos notaban de la constante presencia del joven en los jardines del fraccionamiento, que era tranquilo, que escribía, y que se desahogaba corriendo, haciendo ejercicio o jugando basquetbol hasta pasada la media noche.

Regresemos a los hechos…

Personal de Unidad de Servicios Periciales y Escena del Crimen, que estuvieron presentes en la calle Ganadería Jesús Cabrera, ratificaron el deceso de un hombre de 27 años de edad, quien a simple vista presentaba una herida producida por proyectil de arma de fuego en la región esternal; pero durante la necropsia se determinó que presentaba dos lesiones más, una en la mano y otra en la pierna izquierda.

Con esta información se determina que fueron 3 y no 8 impactos de bala en la humanidad de Julín como se presumía en algunos medios de comunicación.

La Fiscalía logra vinculación a proceso de los oficiales involucrados:

“En el desarrollo de las tareas de investigación, la Fiscalía obtuvo datos idóneos y pertinentes que permitían establecer la posible participación de los servidores públicos Juan Manuel J., y Julio Arley S., en el homicidio; ambos habían acudió al lugar para atender un reporte relacionado con el ingreso de una persona a un domicilio; sin embargo, en el sitio se registró una persecución en la que se hicieron detonaciones de disparo de arma de fuego, mismos que ocasionaron la muerte de Julio César Ch.

El Juez encontró datos concluyentes de la posible participación de los imputados en el homicidio, por lo que resolvió vinculación a proceso, fijó medidas cautelares y estableció un plazo de cuatro meses para el cierre de la investigación.

Foto portada: facebook

Foto interior: RED113